PostHeaderIcon MARIA ROSAL

mara rosal_web

María Rosal

Ganadora del 12é Premi Tardor de Poesia, con el trabajo El discurso del método.

En la voz de María Victoria Montoliu, miembro del jurado que le ha concedido este premio.

 





Portero de día

JavaScript no está habilitado!
To display this content, you need a JavaScript capable browser.
 

 

Nuevo en el instituto. En sus manos
nos tiene controlando la puerta, el timbre,
los accesos.

Con amargo desdén nos trata a todos.

Una rosa de esparto incendia sus ojeras.

Junto al panel de llaves
florece un lirio negro en su garito.

Ya no sé qué ha pasado
con esta flor de angustia
que eludimos hacer las fotocopias.
Produce escalofrío el aroma de ciénaga,
sus pétalos de sombra.
Nos mancha la tristeza de este hombre.

Si se habrá vuelto loco.
Nos exige
una fría moneda entre los dientes
si queremos pasar. La profesora

de latín, que sabe lenguas muertas,
le sonríe. Acaricia su espalda
con las uñas de acero, largas uñas de gata
del color de la sangre. Y le llama Caronte
cuando nadie los oye.

 

Plan quinquenal

 

Arrojar una piedra contra todos,
reírte sin pagar la demasía,
romper las tapias, arrasar las cadenas,
escupir a la ciencia, a la fe, a los tahúres,
saltar las vallas, olvidar designios,
y, sobre todo, no frecuentar consejos
ni de personas de bien:
a ver si aprendes.

 

Biografía y deudas poéticas

 

Vida:
Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde.

Infancia:
Son recuerdos de un patio. Y no es Sevilla
-más bien un huerto claro, un limonero-.

Amor:
Quién lo probó, lo sabe.

Currículum vitae:
El poeta es un fingidor.

Arrepentimiento -algunas dosis-:
Sabiendo que jamás me he equivocado
en nada sino en las cosas que yo más quería.

Muerte: Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.

 

 
Conectados
Tenemos 384 invitados conectado(s)